Innovación e investigación

ESADE investigación e innovación
Condiciones para la calidad académica

ESADE es una institución que se proyecta al mundo con la ambición de transformarlo y mejorarlo. Por ello, presta la máxima atención a los cuatro procesos claves en la construcción de su calidad académica:

I. la impartición de conocimiento 

II. la síntesis de los conocimientos existentes

III. la captación del conocimiento  

IV. la creación de nuevo conocimiento

ESADE aborda hoy la globalización con una atención continuada a sus programas y a sus participantes. Pero, en este contexto, la investigación ha dejado de ser un complemento coyuntural. Al contrario, en un contexto global, en el que todas las voces pueden oírse, la investigación se convierte en un elemento central de su actividad, en una condición sine qua non. Por una parte, un discurso de impacto global es una forma de transformar nuestra sociedad y, además, se ha convertido en una de las plataformas más poderosas de proyección para una institución académica. Por otro lado, la investigación, aun cuando sus frutos sean menos originales, es la condición para participar en el debate académico global. Por último, las exigencias propias de la actividad investigadora presentan algunos de los rasgos centrales de ESADE, como el rigor, la exigencia y una legítima ambición de excelencia.
La otra cara de la investigación es la innovación. La innovación es aspirar a transformar el statu quo, a desarrollar nuevas ideas que causen impacto, que ayuden a mejorar el mundo donde vivimos. La  innovación garantiza que la creación de conocimiento no sea un ejercicio académico encerrado en sí mismo, sino que lo orienta hacia el cambio, hacia la transformación.

La investigación y la innovación no son dimensiones nuevas en ESADE. Constituyen el núcleo de una institución académica y son elementos centrales de la cultura de ESADE. Son, por  tanto, parte de su identidad y delimitan un horizonte, al tiempo que señalan la voluntad y la aspiración de mejorar continuamente.