Este contenido está relacionado con las siguiente etiquetas:

Más del 60 % de las ONG apuestan por un liderazgo compartido para hacer frente a los retos que afronta el sector

El estudio Liderazgo en las ONG del Instituto de Innovación Social de ESADE ofrece unos primeros datos sobre cómo las organizaciones del tercer sector se han transformado y han adaptado su liderazgo en la última década

Las personas al frente de las ONG españolas apuestan por un liderazgo compartido para abordar los retos del sector. Esta es una de las conclusiones del estudio Liderazgo en las ONG, elaborado por el Instituto de Innovación Social (IIS) de ESADE, junto con la Fundación PwC. Coincidiendo con el décimo aniversario del Programa ESADE-PwC de Liderazgo Social, se organizó una jornada del Foro de Líderes Sociales, en que se avanzaron algunos de los datos del estudio que están llevando a cabo los investigadores de ESADE. La presentación, que tuvo lugar en la Torre PwC en Madrid, contó con la presencia de Santiago Barrenechea y Marta Colomina, presidente y la directora general de la Fundación PwC, que destacaron la trayectoria de éxito de la colaboración con el Instituto de Innovación Social de ESADE.

Por parte de ESADE, el profesor Ignasi Carreras, director del Programa de Liderazgo Social, destacó que el liderazgo compartido, presente en el 61 % de las organizaciones, “nace de la cultura de la participación, propia del sector, y permite una dirección más colaborativa y menos jerárquica, que empodera y motiva a los equipos”. Asimismo, apuntó que durante la última década se ha producido un “relevo generacional” en el sector, en que el 40 % de los directivos tiene hoy menos de cinco años de trayectoria en el cargo. Este cambio era necesario “para que haya una sana renovación de los cargos, y facilitar así la innovación y la adaptación a las nuevas realidades con que conviven las ONG”. Sin embargo, los resultados de la encuesta también reflejan que más del 20 % de los directivos llevan más de 15 años en el cargo y solo en el 23 % de los casos llegan al cargo procedentes de otro sector, lo cual provoca una cierta “endogamia”.

Otro elemento destacado del estudio, elaborado a partir de más de 450 encuestas entre los equipos de todos los niveles del tercer sector, es la presencia de mujeres en los puestos directivos. El 43 % de los cargos de dirección general de las ONG son desempeñados por mujeres, aunque esta cifra aumenta considerablemente entre los equipos que forman estas organizaciones. Las personas encuestadas valoran muy positivamente su impacto positivo en el análisis y la comprensión del entorno, en la resolución de conflictos, en la mejora del entorno de trabajo y en el fomento del espíritu colaborativo.

Diez años de transformación

Carreras también señaló que las ONG han evolucionado en estos diez años y que el sector se está recuperando de la crisis y ha logrado mejorar su impacto social. En este sentido, destacó que las organizaciones se están transformando para abordar los nuevos desafíos y oportunidades que plantea la digitalización. Y añadió que han aprendido a desarrollar colaboraciones más efectivas con otras ONG, con empresas y con las administraciones públicas. Finalmente, apuntó algunos de los retos emergentes para las ONG: convertirse en organizaciones del conocimiento y ser más emprendedoras e innovadoras.

El acto concluyó con un coloquio entre diversos líderes sociales, entre los cuales estaban presentes Mercedes Valcárcel, directora de la Fundación Tomillo; Fernando Mudarra, director de Ayuda en Acción; José M. Vera, director de Oxfam Intermón; Beatriz Sánchez Gaitán, de Hazloposible, y Beatriz Morilla, directora de Responsabilidad Social Corporativa de la Asociación Española de la Banca. 

Los ponentes presentaron su visión sobre cómo ha evolucionado el sector en esta última década y apuntaron algunas tendencias para los próximos años. Así, por ejemplo, Valcárcel señaló que “los tres aspectos de mejora del sector han sido la profesionalización de las plantillas, el incremento del nivel de colaboración y la mayor diversidad de los equipos”. Por su parte, Mudarra destacó “la mayor apertura del sector y que ha sabido salir de su ‘zona de confort’, algo especialmente necesario en el contexto actual, con una sociedad más informada y exigente”. Con respecto al futuro, tanto Sánchez como Morillo apuntan hacia un modelo mucho más híbrido para dar respuesta a los retos sociales, en que las ONG asumirán roles más emprendedores y sostenibles, pero también caracterizado por la actuación conjunta con otros sectores.

La colaboración entre ESADE y PwC nació a raíz de la necesidad de desarrollar “una nueva generación de líderes que puedan hacer frente a los grandes retos sociales del futuro” y de constatar el hecho de que liderar organizaciones del tercer sector requiere un conjunto de aptitudes y un estilo de liderazgo muy distintos de los que se necesitan en otros sectores, como el empresarial, el político o el militar. Ello evidenció la ausencia de conocimiento académico sobre este tipo de liderazgo y abrió un campo de estudio en el cual los investigadores de ESADE han realizado grandes aportaciones en los últimos años

+