Este contenido está relacionado con las siguiente etiquetas:

¿Innovar o reducir costes?

Fernando Trias de Bes Mingot
La Vanguardia
17 de febrero de 2019

COMPARTIR

Son realmente tiempos complicados para la gestión de los negocios. Crecimiento económico plano, mercados saturados y fragmentados, océanos rojos donde la única fuente de crecimiento parece ser detraer ventas de la competencia y, al mismo tiempo, disrupción digital, nuevos modelos de negocio, velocidad tecnológica, comercio electrónico y otros grandes cambios que fuerzan a grandes dosis de innovación. Son dos restos contradictorios. He de innovar pero he de reducir costes si quiero conservar crecimiento del beneficio o competitividad en precios. Si innovo, no ahorro. Y si ahorro, resulta que no innovo. 

El reciente libro Cost-o-vation trata de resolver esta cuestión. La innovación no tiene por qué suponer un incremento de costes. La solución para compatibilizar ambos objetivos consiste en dar al cliente sólo lo que necesita, y nada más. La innovación y el recorte de costes pueden generar oportunidades y ventajas competitivas. Algunos ejemplos. 

1. Simplificar el producto. Consiste en centrarse sólo en las características que interesan al cliente y descartar el resto. Algunas empresas lo llaman racionalización de portafolio. 
2. Hacer a los clientes partícipes de alguna de las partes de la cadena de valor. Lo que realmente los clientes prefieren hacer por sí mismos. 
3. Aprovechar la innovación externa: trabajar con los proveedores u otros socios para estudiar cómo reducir costes o riesgos. 
4. Repensar desechos. Crear nuevos usos para 
los sobrantes de productos o servicios. 
5. Venta directa a cliente, autoservicio y todas las 
formas posibles de desintermediación es innovación enfocada a la reducción de costes. 
6. Explotación de redes colaborativas y prosu
mers: innovación anclada en el cliente como parte activa de la comunicación y promoción de la empresa. Muchas empresas incluso han llevado a Instagram o Twitter su servicio de atención al cliente con reducciones enormes de teleagentes. 7. Desagrupar precios, dando la opción a que el 
cliente comprenda cómo sus preferencias generan costes. Todos los sistemas de personalización del producto o del servicio van en esta línea. 
8. Pasar de servicio a producto y de producto a 
servicio. Farmacias que ofrecen asistencia sanitaria en la administración de fármacos y control de constantes o farmacéuticas que cobran por el servicio de control de azúcar en sangre a cambio de insulina gratuita. 
Los autores, Stephen Wunker y Jennifer Law, no 
descubren la sopa de ajo. Pero lo que ponen de relieve es interesante. La innovación son ideas y acciones que, a través de la simplificación y comprensión del cliente, habilitan políticas de recortes de costes.

+