Una institución académica socialmente responsable

ESADE se compromete con su responsabilidad social, concepto en el cual incluye las dimensiones de la responsabilidad social (modelo de gestión, cuyo foco estratégico se compone de las responsabilidades sociales y ambientales), la ética (valores) y la sostenibilidad (resultados e impactos). Creemos que estas tres dimensiones deben ser incorporadas e integradas a nuestra escuela de manera transversal y alineada con nuestra misión, nuestra identidad y nuestras prácticas del día a día.

La responsabilidad social es uno de los pilares que rigen nuestros esfuerzos académicos y de investigación, así como una de nuestras prioridades estratégicas, porque creemos que nuestro papel como escuela de negocios y de derecho implica algo más que el simple desarrollo de los conocimientos y las habilidades de nuestros estudiantes, que, como agentes activos de transformación social, también debemos educarlos en valores para que participen activamente en la detección y solución de los problemas sociales. Nuestra responsabilidad implica asumir un papel de liderazgo en la creación de una cultura de responsabilidad social en la sociedad a través de nuestras propias acciones y ejemplos, y estamos comprometidos con la defensa de los ideales, las responsabilidades y los objetivos de una institución académica socialmente responsable.

La responsabilidad social de ESADE, en conclusión, se materializa cuando desarrolla sus líneas misionales —la formación, la investigación y el debate social— y, también, en su cultura y en su praxis institucional, en todo lo que afecta a la comunidad académica, en las diversas acciones e iniciativas sociales y de cooperación, en el uso racional y sostenible de los recursos y, en definitiva, en sus prácticas de gobierno, transparencia y rendición de cuentas.

Plan Director RS-ESADE

Al iniciar su mandato, la directora general expresó su deseo de “seguir avanzando para ser una institución académica cada vez más socialmente responsable”.

Con la finalidad de integrar la responsabilidad social de ESADE en el Plan estratégico institucional, en septiembre de 2010 la directora general convocó una task force, integrada por directivos y profesores expertos de ESADE, para reflexionar al respecto y elaborar un plan director de responsabilidad social (RS-ESADE) 2011-2014.

En el marco del Plan Estratégico Institucional 2014-2018 se ha definido un nuevo Plan RS-E, en el cual, además de recoger, integrar y visibilizar los diversos proyectos e iniciativas que se realizan en los ocho ámbitos que integran el Modelo RS-ESADE (Formación, Investigación, Debate Social, Comunidad ESADE, Políticas Institucionales, Responsabilidad Medioambiental, Acción Social, Transparencia y Rendición de Cuentas), nos concentraremos en el cumplimiento de los objetivos definidos.

El Plan director de RS-ESADE tiene como propósito fundamental contribuir al logro de la visión de ESADE 2020:  ser una institución académica de referencia global que inspira y capacita a personas y organizaciones para desarrollar liderazgos innovadores y socialmente responsables, a fin de construir un futuro mejor.

Conscientes de que el cumplimiento de la visión requiere de un proceso de mejora continua, la aspiración del Plan director es lograr que ESADE sea, cada vez más, una institución académica socialmente responsable y sostenible en todos sus ámbitos y líneas de actuación.

Para desarrollar el Plan director, la task force se inspiró en un modelo propio (Losada, Martell y Lozano, 2011), que, de modo sistémico y transversal, plantea las preguntas y acciones a desarrollar en las distintas líneas estratégicas y en los diversos subsistemas.

ESADE entiende su responsabilidad social de forma amplia, que abarca todas sus líneas de actuación: por ejemplo, cuando introduce dilemas éticos o casos de responsabilidad social en la formación; cuando profundiza en temas de responsabilidad social o en el binomio innovación-sostenibilidad; cuando publica el Libro Blanco de la Iniciativa Emprendedora en España, y cuando apoya a los emprendedores sociales a través del Momentum Project; cuando mejora sus prácticas en políticas de diversidad y conciliación, o cuando apuesta por una política de becas que atrae a personas con talento pero sin suficientes recursos económicos; cuando favorece el análisis y el debate sobre la situación económica, el paro y los retos sociales; cuando colabora con varias ONGs en su acción social y promueve iniciativas solidarias; cuando disminuye significativamente el consumo de papel, y cuando potencia la cooperación internacional mediante el Programa SUD del Servicio Universitario para el Desarrollo.

Plan Director RS-ESADE-Inspiración

La task force realizó un diagnóstico integral y en cada etapa llevó a cabo un proceso de reflexión y análisis. A continuación, elaboró una propuesta de Plan director de RS-ESADE con objetivos específicos en sus líneas estratégicas misionales —la formación, la investigación y el debate social— y en la cultura organizativa y las políticas institucionales. El plan inicial fue aprobado por el Comité Ejecutivo en diciembre de 2011.

Posteriormente, se definieron los ámbitos de actuación, los planes de acción y los proyectos, se asignaron responsables y se detalló el calendario de implementación. Finalmente, el Plan director de RS-ESADE 2011-2014 fue aprobado por el Comité Ejecutivo en diciembre de 2012 y, recientemente, se han aprobado los indicadores estratégicos y operativos de seguimiento.

El curso 2012-2013 estuvo dedicado a la socialización, la comunicación y la sensibilización del Plan RS-E entre la comunidad interna, así como a la implementación de los primeros proyectos. A partir de este curso, los profesores y directivos que integraron la task force que puso en marcha el Plan RS-ESADE se convierten en el Consejo Asesor que aportará análisis y retroalimentación para el proceso de mejora continua de la institución.

Durante los cursos 2013-14 y 2014-15 se desarrollaron los +50 proyectos e iniciativas definidos en los distintos ámbitos de actuación que conforman el Modelo RS-ESADE.

A partir del curso 2015-2016 se implementarán los nuevos proyectos e iniciativas definidos dentro del Plan Director RS-E 2014-2018.

Objetivos de RS-ESADE 2014-2018

1. Colaborar en diversas políticas y líneas de actuación institucionales, promoviendo el modelo y el enfoque de la RS-ESADE.

2. Colaborar con la comunidad a fin de promover la adopción de conductas y hábitos más social y medioambientalmente responsables.

3. Colaborar y coordinar iniciativas y proyectos con los stakeholders clave y las instituciones nacionales e internacionales de este ámbito.

4. Promover la comunicación, la transparencia y la rendición de cuentas de ESADE, como una institución socialmente responsable, a través de sus principales proyectos e iniciativas.

5. Desarrollar el programa de acción social institucional y coordinar las iniciativas solidarias y de cooperación, involucrando a la comunidad de ESADE.

Un poco de historia

La responsabilidad social de ESADE consiste, fundamentalmente, en cumplir con su razón de ser, con su misión institucional. Es una labor que concierne a todas las personas que forman parte de la comunidad de ESADE desde hace más de 55 años. Se trata de una dimensión que no aparece ahora como una novedad, sino que forma parte del ADN institucional desde la fundación de ESADE.

La trayectoria de ESADE en temas de responsabilidad social, así como los compromisos adquiridos en el marco de diversas organizaciones internacionales, se remonta a muchos años atrás, como puede constatarse en el itinerario seguido en la última década.

En 2009, se realizó un informe que, sin ánimo de ser exhaustivo ni definitivo, intentó recoger el conjunto de acciones e iniciativas que se desarrollaban en el ámbito de la responsabilidad social en ESADE para poder describirlas, darles visibilidad y así contar con una herramienta de diagnóstico sobre la cual poder trabajar y elaborar un primer plan de acción de responsabilidad social. Para ello, se contó con la colaboración de distintas personas, servicios y departamentos.

El objetivo general consistió en formalizar e institucionalizar una política interna de responsabilidad social que permitiera a la organización profundizar en la cultura de la responsabilidad social y contribuir a la realización de la misión y la razón de ser institucionales.

Para elaborar el citado informe, se utilizaron como guía los indicadores de la Global Reporting Initiative (GRI), el modelo de RScat para pymes desarrollado por el Instituto de Innovación Social y el SGE 21 (Sistema de Gestión Ética y Socialmente Responsable). Con estas fuentes se adaptó un guión propio, que se desarrolló y amplió con la información recogida en las más de 30 entrevistas mantenidas con responsables de distintas unidades y servicios de ESADE.

Tras la elaboración del informe diagnóstico de responsabilidad social, se constituyó un comité de RS-ESADE integrado por ocho personas de la institución, con la idea de involucrar en el proyecto conocimiento experto y sensibilidades diversas y, aún más importante, para contar con un grupo de dinamizadores internos.

Se establecieron tres principios inspiradores de la responsabilidad social:

- Sensibilidad medioambiental y sana austeridad.

- Corresponsabilidad y compromiso social.

- Transparencia y rendición de cuentas.

Y se elaboró un primer plan de acción con cinco líneas de actuación:

1. Sensibilizar y promover la adopción de conductas y hábitos entre el alumnado, el profesorado y el personal de administración y de servicios acordes a una visión más sostenible de la organización.

2. Mejorar la operativa de los servicios, los equipamientos y las instalaciones para lograr un uso más racional de los recursos disponibles.

3. Vincular la política de responsabilidad social y la política de proveedores de ESADE teniendo en cuenta criterios socialmente responsables para su selección y homologación.

4. Desarrollar un programa de acción social de carácter institucional dirigido a una fundación u ONG de referencia, que nos permita vincular e involucrar a distintos grupos de nuestra comunidad y ofrecer distintas posibilidades de colaboración: voluntariado, participación en eventos, consultoría solidaria y visibilidad, entre otras.

5. Favorecer y mejorar la transparencia y la rendición de cuentas de la organización. Dar visibilidad a la puesta en práctica de la misión y los valores de ESADE.


Sensibilización y promoción de conductas y hábitos más sostenibles

  
  • Entre octubre 2009 y febrero 2010 se llevó a cabo una ronda inicial de presentaciones a los distintos equipos y comités de ESADE para dar a conocer la voluntad de empezar a avanzar en este ámbito (cerca de 170 asistentes). Esto abrió las puertas a que los miembros de la comunidad empezaran a tomar conciencia e involucrarse en iniciativas de responsabilidad social.
  • Campaña ESADE´s Green Rules (inicio de 2010): Sensibilización de la comunidad en aspectos de mejora medioambiental: dos ediciones de reglas, salvapantallas, comunicación interna, calendario 2010, pantallas, roll-ups, y encuesta de buenas prácticas para obtener feedback.
  • Encuentros con los alumnos de distintos programas y clubs (Net Impact, Oykos y Empresa i Societat) para canalizar iniciativas y acciones en el ámbito de la responsabilidad social, que evidenciaron el interés del alumnado y la voluntad de la institución para mejorar en este ámbito.

Mejoras de recursos, servicios, equipamientos e instalaciones

  
  • Medición de los consumos de agua, papel y electricidad desde el curso 2008-2009 y que son comunicados a toda la comunidad.
     
  • Mejora de la operativa de reciclaje: Instalación de contenedores para la separación y recogida de papel, plástico, cristal, material digital, pilas, tóneres, etc.
     
  • Mejora en las TIC: Definición de criterios en los procesos de adquisición de equipos informáticos e impresoras, virtualización de los equipos, optimización de energía en el uso, retirada-reciclaje, y participación en el proyecto World Community Grid.
     
  • Participación y apoyo en las campañas lideradas por estudiantes del MBA, entre otras: Green day y ESADE's Got Talent.
     
  • Mejora de la calidad de las fuentes de agua para fomentar su uso y así reducir el consumo de botellas de plástico.