• Inicio
La relación entre Sociedad y Derecho debe ser asumida desde la modesta instrumentalidad del segundo. La Sociedad se necesita a sí misma, y necesita también al Derecho. Sin embargo el Derecho no se necesita a sí mismo; quien así lo crea alimenta una visión artificial de la norma jurídica. Esta visión artificial fertiliza en no pocos ámbitos: en la producción legislativa, en la decisión conflictual, en la enseñanza del Derecho, y en su propia investigación. El resultado es una difícil justificación del Derecho, dificultad que se convierte en germen de su propia crisis.

La crisis del Derecho se asocia a la inflación legislativa, y esta arroja complejidad por entender el servicio que debe prestar a la sociedad. ¿Quién domina, y con qué criterio, los centros de producción normativa, cada vez más numerosos? ¿Se resuelven los conflictos desde la técnica, desde la emoción o desde la justicia subjetiva del juzgador?

Cualquier investigación en ciencia jurídica debe mantenerse sensible a los cambios sociales y proponer un Derecho más eficiente para la libertad, la paz y el progreso. Descendiendo a sus concretas instituciones, la teoría del patrimonio presenta una clara funcionalidad y un respeto precisamente por la libertad del individuo. Como ya reconociera el maestro DE CASTRO, el patrimonio supone la entrega de poderes económicos a la persona para facilitar su vida social, quedando como garantía de los acreedores. A partir de ahí la dimensión jurídico-económica del patrimonio deviene compleja y sofisticada. Hablamos de patrimonio familiar, empresarial, societario, fundacional, cultural, inmaterial, de la humanidad, etc. Como iusprivatistas, lo que nos interesa y preocupa es cómo se ejerce y limita la libertad de la persona (física y jurídica) en las decisiones que afectan a su patrimonio, tanto desde el contexto o marco en que la decisión de mueve, como en lo relativo al contenido y eficacia intrínseca de la misma. El patrimonio, en definitiva, es un espacio de proyección de la libertad de la persona y plataforma, a su vez, del tejido económico de las relaciones inter y supraindividuales.
 
Grupo Norma Jurídica y Cambio Social
  • Contactar con el Grupo