Boletín del Instituto de Gobernanza y Dirección Pública de ESADE Català | English
IVÀLUA y la evaluación de las políticas públicas en Cataluña
La actual crisis económica y social, de una magnitud sin precedentes, ha puesto de manifiesto la importancia del sector público. Sin su intervención, no pueden satisfacerse las necesidades de nuestra sociedad. Algunas expectativas ingenuas o interesadas sobre el carácter prescindible de la intervención pública en la vida social y económica se han disipado dramáticamente. Por ello, resulta más urgente si cabe el análisis de la capacidad y de la eficiencia de dicha intervención pública, pues estamos obligados a mejorar su rendimiento.
30/09/2009 - Josep M. Vallès y Blanca Lázaro

 

El Instituto Catalán de Evaluación de Políticas Públicas (IVÀLUA) ha iniciado su andadura hace poco menos de un año, precisamente en un momento en el que se dirigen a las administraciones muchas más demandas de intervención, sin que los recursos disponibles hayan registrado un crecimiento proporcionado a dichas demandas. En este contexto, adquiere un especial relieve el objetivo central de IVÀLUA, que es la promoción de la evaluación entre las administraciones catalanas, a todos los niveles y de cualquier carácter: territorial e institucional, autonómica, municipal y supramunicipal. IVÀLUA ha nacido con la voluntad de acompañar a los responsables políticos y a los profesionales del sector público en el proceso de evaluación de las políticas y los programas que ellos definen y ejecutan. Dicha evaluación es obligada, por una doble exigencia.

 

Eficiencia en la ejecución administrativa, transparencia en la decisión política

En primer lugar, la evaluación es un instrumento imprescindible para llevar a cabo una gestión pública eficiente. Sin evaluar los procesos y los resultados, no es posible mejorar el rendimiento de la actividad pública. En segundo lugar, pero no por ello menos importante, la evaluación es una exigencia de la responsabilidad propia de una política democrática. No hay democracia de calidad sin una rendición de cuentas de los resultados obtenidos en la acción pública. Eficiencia gestora y transparencia política requieren la incorporación regular de la práctica evaluadora.

Dicha evaluación tiene que afectar al diseño, al funcionamiento y a los resultados concretos de las intervenciones públicas en relación con los problemas o las necesidades sociales que las han motivado. La evaluación aporta conocimiento, basado en evidencias sobre el diseño, el funcionamiento, los resultados reales y la eficiencia de las intervenciones públicas. Este conocimiento es útil para tomar decisiones sobre la continuidad, la modificación, la reasignación de recursos u otros aspectos relativos a las intervenciones evaluadas.

Por otra parte, la difusión de conocimiento sobre cómo funcionan y qué resultados obtienen las intervenciones públicas permite dar mayor transparencia a la actuación de los poderes públicos, al tiempo que facilita la rendición de cuentas democrática al conjunto de la ciudadanía y a las instituciones que la representan.

 

De la excepción experimental a la práctica habitual

En Cataluña, ya existen prácticas evaluadoras. Sin embargo, las más frecuentes quedan reducidas a algunos sectores de la Administración. En otros sectores, son experiencias intermitentes y sin continuidad. Un sistema efectivo de evaluación es el que forma parte habitual del ciclo de vida de todas las intervenciones públicas de los gobiernos. Es el que practica, de forma sistemática y metodológicamente rigurosa, el personal técnico especializado de las propias administraciones, del ámbito universitario y de entidades privadas, y que produce unos resultados que utilizan de forma efectiva los decisores y los gestores públicos, y que son divulgados entre la ciudadanía.

IVÀLUA se propone ayudar a las administraciones catalanas a configurar este sistema efectivo y general de evaluación. Lo intenta hacer mediante un programa de acciones que se articula en torno a cuatro líneas:     

  • El estímulo de la toma de consciencia de la necesidad y del uso efectivo de la evaluación por parte de los políticos y los gestores públicos.
  • El fomento de la oferta de conocimiento especializado en evaluación de políticas públicas.
  • El establecimiento de una cierta formalización de pautas genéricas que marquen prioridades, funciones, medios, incentivos y consecuencias con relación a la evaluación, pero evitando el riesgo de banalizar y rutinizar la práctica evaluadora.
  • El desarrollo de una cultura ciudadana de “participación informada” en los asuntos públicos, que reclame rigor y transparencia con relación a la toma de decisiones, la ejecución y los resultados de las intervenciones públicas.

 

Estos cuatro elementos –junto con otros– han de desarrollarse en un grado suficiente para generar y consolidar un sistema de evaluación. En este sentido, no resulta adecuado introducir la obligación de evaluar sin haber previamente sensibilizado y formado a quienes serán sus responsables, y haberles proporcionado los recursos suficientes. No puede impulsarse la evaluación con cuadros técnicos y gestores preparados, pero que no cuenten con decisores políticos comprometidos. Una dinámica adecuada entre la demanda y la oferta de evaluaciones no lleva a ninguna parte si posteriormente no se utiliza el conocimiento generado. Un uso exclusivamente interno de este conocimiento, sin trascendencia a la ciudadanía, no satisfaría los requerimientos de la transparencia democrática.

 

Voluntad política y capacidad técnica

Para impulsar la evaluación en Cataluña, hay que contar, en primer lugar, con voluntad e impulso político para “poner la evaluación en la agenda” en todos y cada uno de los ámbitos de la intervención pública, lo que implica una importante tarea de sensibilización de los decisores y de los gestores públicos en torno a la evaluación como instrumento de mejora. También es necesaria la implicación activa de los representantes de los intereses ciudadanos en el desarrollo de la evaluación, especialmente para potenciar su utilidad como instrumento de transparencia y de rendición de cuentas democrática.

Asimismo, es imprescindible disponer de las adecuadas estructuras técnicas y de gestión permanentes de las administraciones; sensibilizar y formar a sus responsables y al personal técnico, y proporcionarles instrumentos y recursos para la evaluación. Acercar y hacer bien evidente a la Administración la oferta externa de “conocimiento evaluador” que existe en universidades, centros de investigación y entidades privadas, en toda su riqueza y diversidad, es otra de las áreas a trabajar.

En particular, hay que remediar la situación de precariedad que presentan –con algunas excepciones- las bases de datos de las administraciones catalanas. Es indispensable y urgente impulsar una estrategia específica de mejora sustancial en este ámbito, sin la cual no se pueden desarrollar sistemas eficientes de seguimiento interno, evaluación e información a la ciudadanía sobre las intervenciones públicas. El impulso de la administración electrónica en Cataluña ofrece una oportunidad para utilizar el potencial de las TIC no solo para facilitar la relación de la ciudadanía y de las empresas con la Administración, sino también para generar, de forma sistemática, conocimiento sobre la calidad y los resultados de las intervenciones públicas.

 

En un momento de crisis: un papel de apoyo y no fiscalización

El Instituto Catalán de Evaluación de Políticas Públicas (IVÀLUA) es un consorcio público integrado por la Generalitat de Catalunya –a través del Departamento de Economía y Finanzas–, la Diputación de Barcelona, la Universitat Pompeu Fabra y la Fundació Jaume Bofill. El compromiso de estas cuatro instituciones es convertir IVÀLUA en un instrumento de asistencia y apoyo a las administraciones catalanas, actuando como un espacio de acumulación y difusión de conocimiento experto y de intercambio de buenas prácticas.

No viene a sumarse a los organismos ya existentes de fiscalización que supervisan la actuación de la Administración. Su papel se centra en estimular iniciativas de formación, difusión de métodos y técnicas de evaluación y realización de estudios de evaluación, asesoramiento técnico y divulgación de los resultados de la evaluación.

Durante 2009, IVÀLUA gestiona un programa de formación en evaluación de 90 directivos y responsables de las administraciones catalanas, en colaboración con la Escuela de Administración Pública. Edita una colección de guías prácticas sobre evaluación. Impulsa la puesta en funcionamiento de redes informales de relación entre unidades de las administraciones responsables de la evaluación y el análisis. Lleva a cabo seis estudios de evaluación y asesoramiento técnico relativos a políticas de ocupación, servicios sociales, investigación y desarrollo, y participación ciudadana. Dichos estudios se realizan a petición de las administraciones gestoras de las políticas mencionadas. En sus actividades, IVÀLUA se propone colaborar con otras instituciones y entidades. Por ello, agradecemos la oportunidad que el Instituto de Gobernanza y Dirección Pública de ESADE nos ofrece de compartir su espacio de comunicación.

Resumiendo, IVÀLUA quiere sumarse al esfuerzo de muchos actores institucionales y muchos profesionales que comparten desde tiempo la preocupación por mejorar la calidad de la gestión pública. Si en épocas pasadas esta preocupación podía parecer poco relevante porque el objetivo que algunos se habían marcado era reducir la intervención pública, actualmente este argumento ya no es sostenible. La mejora de la gestión pública es, hoy por hoy, más necesaria y urgente que nunca. Habrá que revisar y redefinir algunas formas de intervención pública. Pero, para justificarla, los resultados de dicha intervención han de estar siempre sujetos a un examen objetivo y transparente de su rendimiento. La promoción de la evaluación que IVÀLUA se propone llevar a cabo ha de ser uno de los factores que lo hagan posible.

 


Josep M. Vallès
es presidente de IVÀLUA. Blanca Lázaro es directora ejecutiva de IVÀLUA

 

Para más información: www.ivalua.cat; info@ivalua.cat

 

Imprimir | Enviar a un amigo | _COMPARTIR | Sin comentarios | Qué es RSS?



 Introducir Comentario
Nombre* Apellidos*
Comentario*
captcha
ENVIAR
ENVIAR  ENVIAR  ENVIAR
ENVIAR
BORRAR
BORRAR  BORRAR  BORRAR
BORRAR
Suscripciones
Quiero recibir PUBLIC
Quiero darme de baja
Enviar
Enviar  Enviar  Enviar
Enviar
Partners
Promotores:
Free access to PUBLIC 50 Book
Executive Master in Public Administration (EMPA)
© ESADE | Av. Pedralbes 60-62, 08034 Barcelona | (+34) 932.806.162 | ISSN 2013-2522 | Resolució òptima 1280x1024 Avís legal | Política de privacitat