Noticias

BUSCAR por fecha
BUSCAR por palabra
La figura del Project Manager
En plena era de la Sociedad de la Información, con la mayor parte del valor añadido proveniente de los trabajadores del conocimiento, la palabra “proyecto” es sinónimo de instrumento para llevar a cabo los cambios estratégicos en las organizaciones, las mejoras a corto y medio plazo.
Barcelona, 25 de Julio de 2016

En todas las empresas y organismos públicos, la alta dirección decide qué inversiones han de acometerse, los mandos intermedios supervisan de manera global los trabajos y la generación de resultados, y los Project Managers planifican y ejecutan cada una de las iniciativas. Asimismo, también escuchamos la palabra “proyecto” al gestionar las operaciones. La mayor parte del esfuerzo que puede acontecer en una organización tiene un “código de proyecto” y siempre hay un “responsable” a quien preguntar cómo va tal o cual acción comercial, servicio, proyecto, programa, etc.

 

El Project Manager es un perfil cada vez más demandado por su responsabilidad en conseguir que los diferentes proyectos que integran la estrategia empresarial de una compañía sean un éxito. En España, en los últimos diez años ha tenido un crecimiento espectacular, aunque sin tener una formación específica en ello.

 

No es de extrañar, pues, que los perfiles profesionales que dispongan de mayor cantidad de conocimientos serán aquellos más codiciados por las empresas.

 

El perfil del project planner no tiene porque ser necesariamente de tipo senior, es cuestión de unas capacidades personales muy concretas. El gestor de proyectos es un profesional con una visión estratégica muy afinada, demostrables dotes de liderazgo, conocimientos de gestión y resolución de conflictos; en definitiva, una profesional con una paleta de conocimientos y habilidades de tipo integral.

 

En lo que se refiere al trabajo de los abogados, hay que tener en cuenta que tradicionalmente, éste, ha tenido un carácter muy artesanal e individualista, en el que las habilidades y dedicación del letrado han sido la base de la satisfacción del cliente.

 

Sin embargo, en la actualidad, ese trabajo puede revestir tal complejidad que requiera la participación de grandes equipos de abogados y otros profesionales que, a su vez, necesiten un alto nivel de planificación, coordinación y control. Lo que se denomina gestión de proyectos o Project Management. Esta metodología es habitual en tareas de ingeniería o fabricación, pero todavía rara en el ámbito jurídico.

 

No obstante, las exigencias del mercado, que demandan cada vez con mayor intensidad factores diferenciadores en la actividad de los abogados, están haciendo que la metodología de gestión de proyectos legales (Legal Project Management, LPM) se vea cada vez más presente en el sector.

 

Por tanto, es lógico que el abogado de hoy en día deba especializarse hasta un extremo muy determinado. Se ha demostrado, gracias a las exigencias del mercado, que los letrados necesitan habilidades extras para abastecer las necesidades de sus clientes y estar al día de los cambios que entraña actualmente el sector, especializarse se hace indispensable.