In focus

BUSCAR por fecha
BUSCAR por palabra
Brasil: 4 consejos para salir de la recesión
Por Xavier Sánchez Casademunt, director de ESADE en Brasil
São Paulo, 29 de Febrero de 2016
Visualizar imágen en alta resolución

La crisis actual en el Brasil impone la adopción de medidas drásticas, y postergarlas hará más costosos y difíciles el ajuste del déficit público y la recuperación del crecimiento de la economía.

1. Reducir el gasto público

En primer lugar, el gobierno brasileño debería reducir el gasto público, que se halla muy por encima de la generación de renta del país. En materia de gastos, los programas asistenciales y las jubilaciones representan más del 50 % del gasto público y deberían redefinirse teniendo en cuenta la nueva situación del mercado.

Con unos gastos más controlados, el gobierno debería abordar dos grandes frentes para generar crecimiento en la economía: aumentar el comercio para dar la vuelta a la economía e incrementar la productividad para lograr un crecimiento sostenible.

2. Fomentar las exportaciones

Teniendo en cuenta que la demanda interna es muy baja debido al alto endeudamiento de las familias y a la baja renta disponible, la mejor opción para incrementar rápidamente el comercio es la exportación. En el ámbito de las exportaciones, el Brasil se encuentra en una situación única, gracias a la gran oportunidad que presenta la devaluación del real brasileño. El gobierno debería ayudar a las empresas brasileñas con programas masivos de apoyo a la exportación, pues en este momento los productos brasileños, especialmente en sectores estratégicos para la economía, ofrecen grandes oportunidades para los compradores internacionales.

3. Incrementar la productividad

Durante el gobierno del Partido de los Trabajadores (PT), el crecimiento del Brasil se ha producido gracias al consumo y no al incremento de la productividad, y es en este terreno donde el gobierno debe incidir para lograr salir de la crisis y crecer de manera sostenible. Para ello, el gobierno debería, en primer lugar, reformar el sistema tributario, simplificándolo y reduciendo la masa impositiva. En segundo lugar, reformar la política laboral, reduciendo el nivel de regulación y disminuyendo los costes de contratación y de despido de los trabajadores, y, en tercer lugar, lograr una mayor apertura económica para el mercado, idealmente a través de acuerdos bilaterales con países y bloques regionales, reduciendo los impuestos a la importación para aumentar la competitividad del mercado, e incrementar las inversiones internacionales, especialmente ahora que el real se encuentra tan devaluado.

4. Rebajar la dependencia de los mercados chino y norteamericano
 
La dependencia de la economía brasileña de algunos mercados, como el chino, el norteamericano o el argentino, se debe principalmente al consumo elevado, por parte de estos mercados, de commodities exportadas del Brasil. El Brasil ganaría independencia si su mix de exportaciones estuviera más diversificado, especialmente en productos industrializados, pero, para ello, el Brasil ha de conseguir que su sector industrial sea más competitivo.